Uno de los mentores principales del tico es su colega estadounidense Marcos Witt, con quien se medirá en esta edición de los Grammy Latino.

“Marcos fue quien me dio la noticia de que estábamos nominados y siempre ha estado presente en mi vida profesional. Ese premio quedará en buenas manos, sin importar quién lo gane. Él y los demás (Amor Mercy, Lenny Salcedo, Nirlon Sánchez, Marcos Vidal y Coalo Zamorano) se merecen por completo este reconocimiento”, comentó.

Danilo conoció a Witt por ahí de 1988, en un viaje que hizo a México. “Unos amigos estaban en un evento en la capital mexicana; cuando regresaron me contaron que habían conocido a alguien que hacía música cristiana y me decían que era algo parecido a lo que yo trabajaba.

”Me animé a ir y llevaba en mi bolsillo los dos casetes ( Mi adoración , 1986, y Tú eres digno , 1987) que había grabado con mi banda Sígueme, que tenía desde cinco años antes. Los escuchó y le gustó, a tal punto que me organizó giras en México y me invitaba a las actividades que él hacía en ese país”, recordó.

Lo complicado era que Danilo no tenía grandes entradas de dinero como para viajar tantas veces fuera de Costa Rica: desde 1982, trabajaba en el área administrativa del Seminario Nazareno de Las América, en Moravia, y los conciertos que daba con su grupo –que formó cuando tenía 19 años, en 1981– eran gratuitos.

Danilo Montero ha grabado casi 20 discos en sus 25 años de carrera. Él está casado y tiene una hija, Victoria, de 4 años. Foto: Cortesía de Pablo Danilo Montero ha grabado casi 20 discos en sus 25 años de carrera. Él está casado y tiene una hija, Victoria, de 4 años. Foto: Cortesía de Pablo
“Lo que me ayudaba bastante es que, algunas veces, los organizadores me pagaban todo; cuando no era así, mis papás me ayudaban”, explicó en conversación que mantuvo con Viva desde Houston, Texas. “Por dicha, para ese momento, ellos (sus progenitores Óscar Montero y Cristina Carvajal) habían aceptado que me quería dedicar en cuerpo y alma a la comunidad cristiana y a la música. Ahora, están orgullosos de mi trabajo”, dijo.

Cada vez que podía, Witt le inundaba la mente de ideas; una de ellas fue poner, en 1992, una oficina en Costa Rica que coordinara congresos cristianos, manejara la agenda de Danilo, la cual era bastante ajetreada, y distribuyera su música. “Él me impulsó mucho, al igual que (el cantante mexicano) Marcos Barrientos”.

El estadounidense también le propuso, en 1998, que grabara un álbum en sus estudios. Accedió y de esa unión salió el primer disco, Admirable , que lo puso bajo el foco; salió ese mismo año.

“Fue grabado en Canadá y le dio la vuelta al mundo. Fue una locura; las canciones eran muy buenas, los arreglos eran sencillos, pero bien hechos; la música era cantable. Este fue el trabajo que me dio a conocer”, asegura Montero.

En su carrera de 25 años, Danilo ha grabado casi 20 discos, de los cuales su preferido es Eres todopoderoso (1999). “Tiene un sonido de rock alternativo; apunta más a los jóvenes”, contó.

Otro álbum al cual le guarda mucho cariño es Sígueme (2003). Este fue el primero que produjo con la compañía que montó en Orlando, Estados Unidos, poco después de que se había mudado a esas tierras en el 2000, tras considerar que el mercado tico se le hizo pequeño.


“Decidí ponerle así para hacerle honor a la banda con la que comencé en este mundo”, justificó Montero, quien, en el 2005, se trasladó a Houston, Texas, para comenzar una vida en pareja con su novia, la colombiana Gloriana Díaz.

Hoy, lleva siete años casado con ella y tienen una hija, Victoria, de 4 años. “Ellas son mi motor de vida e inspiración. Es la etapa más maravillosa de mi vida”.